El primer Taller Dar Mari

En 2015, llevamos a cabo el I Taller Dar Mari. Fue un taller fotográfico. Dani Salvà y todos los participantes quedarán siempre en nuestra memoria y en la historia de este Proyecto.

Dar Mari nació en octubre de 2014. Desde el inicio, una de las obsesiones del Proyecto, fue convertir esta casa situada a pocos metros de las dunas de Erg Chebbi, en un lugar de encuentro, un lugar donde los viajeros pudieran compartir experiencias. La herramienta principal para llevar a cabo esta idea, fueron Los Talleres Dar Mari.

Años atrás, en la misma Merzouga, el destino quiso que Dani Salvà, experimentado fotógrafo de viajes, se cruzase en el camino de un Proyecto Dar Mari que por aquel entonces no era más que una idea. De ese encuentro, surgió el compromiso de realizar un taller fotográfico.

En diciembre de 2015, se hizo realidad.

Miniatura-noticia-Taller-fotográfico-15

Nada hacía presagiar lo que nos encontraríamos en ese viaje. Todo estaba planificado, hasta el más mínimo detalle en un cronograma completo, con el excesivo rigor de quien se siente novato. Sin embargo, el viaje fue bastante más que un viaje lleno de paradas, actividades, y dietas, este primer taller que siempre guardaremos en la memoria fue un encuentro de desconocidos donde cada uno aportó su mejor versión para crear un auténtico grupo. El que pretendía ser un taller de fotografía, acabó siendo un cúmulo de talleres, donde entraron la risoterapia, gastronomía, reflexología, música, y donde sobre todo, se vivieron emociones.

Entre todas las vivencias, cabe recordar una noche con los nómadas, donde la cúpula celeste, un espectáculo único en el mundo, sirvió para aprender la técnica de fotografía nocturna. En este entorno mágico, en la despoblada Hamada y en el interior de una haima, se creó un ambiente de fraternidad a ritmo de la guitarra de Melchor y los arranques espontáneos del resto del grupo.

Tras los primeros días de fotografiar paisajes, personas, mercados, animales, llegó el momento de examinar el trabajo realizado. Para ello, Dani a los mandos del proyector, pidió al grupo que realizara una selección de sus mejores fotografías para su visualización y análisis. Después de un trabajo de edición conjunto donde aprendimos las técnicas del procesado digital, obtuvimos una treintena de fotografías. La proyección de esta serie, acompañada nuevamente por la música improvisada de Melchor, culminó en un nuevo instante emotivo, conjunción de la satisfacción del trabajo realizado y la magia del momento.

Aquí podéis ver las mejores fotografías del viaje.

Gracias a todos por creer en Dar Mari y acompañarnos en el primer paso de nuestro sueño. Esperamos seguir con vosotros de la mano.