La casa Dar Mari

La filosofía de Dar Mari nos aleja del concepto de hotel

Una casa para grupos

La filosofía de Dar Mari nos aleja del concepto de hotel, más próximo al de una casa rural, donde no tendrás que compartir el espacio con otros viajeros. Disfruta de tu viaje sólo con tus compañeros y maximiza así la experiencia de grupo. Crea relaciones que duren una vida, siempre tendréis en Dar Mari un lugar de encuentro, o como mínimo un bonito recuerdo.

Mohammed y Fátima son los anfitriones, una familia amazir. Si por algo es conocido este pueblo es por su hospitalidad, arraigada en sus genes, proveniente de los nómadas. Ellos se encargarán de hacer vuestra estancia lo más cómoda posible.

Dar Mari, tu casa en Merzouga

Los habitantes de la región llevan siglos construyendo sus casas en adobe, una mezcla de barro y paja, que como ellos mismos dicen, permiten que las casas respiren. Este tipo de construcción tradicional se integra perfectamente en el paisaje, dejando un horizonte de color único, partido en capas de diferentes tonalidades.

Dar Mari se ha levantado siguiendo este modelo arquitectónico, con gruesos muros de adobe y una distribución clásica. Alrededor del patio central, presidido por una fuente de agua y escoltado por cuatro majestuosos arcos árabes, se disponen cuatro habitaciones triples, cada una con su propio cuarto de baño. En su parte oeste y separado por tres arcos de herradura, están el comedor, el salón de té y la cocina.